lunes, mayo 27, 2024
8.2 C
Burgos

EL ÁGORA DEL BALÓN: El derby del Cid, fútbol del Norte


La RAE define espectáculo como “Función o diversión pública celebrada en un teatro, en un circo o en cualquier otro edificio o lugar en que se congrega la gente para presenciarla” El fútbol nació como deporte y evidentemente lo sigue siendo. De su práctica se benefician los 22 jugadores que disputan un partido, nadie más. Sin embargo, desde que hay más gente presenciándolo que practicándolo, es justo renombrar la actividad como un espectáculo.

Este domingo en el Plantío había 10.000 personas disfrutando del evento y además siendo protagonistas del mismo. El público participa en la función, la engrandece. El ambiente fue todavía más espectacular con el contraste de colores y cánticos que ofrecían los más de 1000 carbayones. Perdimos, sí. Aún no siendo peores no pudimos puntuar. Así es el deporte. ¿Habría cambiado algo si el Burgos no hubiera cedido 1000 localidades al Oviedo? En el resultado no, rotundamente. En el espectáculo sí.

Burgos y Real Oviedo, dos ciudades hermanadas desde el enlace de Rodrigo Díaz y Jimena. El derby del Cid. Fútbol del Norte. El partido fue intenso, con muchas disputas y con protagonismo para el árbitro y el VAR. Tuvo de todo, pero el espectáculo lo puso la grada. Hay pocos partidos en el fútbol profesional español con tanta animación.

El sentido del fútbol es la gente. No se puede entender este deporte sin el público, que es finalmente quien lo financia. El Burgos C.F. ha mostrado señorío y respeto por el club rival y sus aficionados, dándoles un 10% de la capacidad del estadio. Un gesto que no ha sido recíproco en la mayoría de ocasiones.

No solamente el espectáculo se vio engrandecido, sino que también toda la ciudad se aprovechó de ello. Desde el viernes, los hoteleros, hosteleros y la ciudad en general se beneficiaron del Burgos C.F. Esta publicidad para la ciudad va ligada a un retorno económico que justifica, en parte, el desembolso que hacen las entidades públicas, con el dinero de todos, en los clubes privados. Pan y circo, se decía. Lo que ocurre es que algunos déspotas se empeñan en quitarnos el circo.

Gestos como el del Pucela, Real Sociedad o ahora el del Éibar entristecen este deporte. ¿Qué sentido tiene? ¿Prefieres tener un estadio vacío? ¿Crees que la asistencia de público rival te va a perjudicar más que el beneficio que traerá consigo? Las entidades públicas y patrocinadores deberían prohibir este tipo de actuaciones. El fútbol es una fiesta que no se entiende con restricciones dictatoriales para los aficionados por parte de los clubs.

Este fin de semana la ciudad ha respirado fútbol gracias al Burgos C.F. Hemos entendido que esto es más que un deporte, es un espectáculo.

- Más noticias del Burgos C.F. -

Nicolás Correa patrocinará los equipos femeninos del Burgos CF

Es una empresa con muchos años de andadura en Burgos dedicada a la fabricación y diseño de piezas para la industria. El Burgos Club...
P