sábado, mayo 25, 2024
20.2 C
Burgos

El fortín de El Plantío

Artículo de opinión de Jairo Velasco sobre la actualidad del Burgos CF

La Real Academia de la Lengua Española define fortín como aquel lugar resguardado con obras de defensa que lo hacen capaz de resistir ataques enemigos. El nuestro no tiene almenas, ni torres, ni muralla, al menos de manera física, pero su función es exactamente la misma, repeler los ataques contrarios y derrotar a quien se atreva a acercarse.   

Nuestro feudo además tiene un aroma especial, un aroma que conquista y que sorprende a todo el que pasa por aquí. Este domingo le ha tocado entregar las armas al Villarreal “B”, y su director Miguel Álvarez (el cual cumple su trigésimo tercer año como entrenador tras su debut en 1991, y que de fútbol algo sabe) no se ha ido sin destacar este ambiente, que pocas veces ha respirado durante su ya dilatada carrera. 

Este entorno no deja escapar puntos, y es que no solo pelean los once guerreros que se ponen la casaca blanquinegra durante la batalla, si no que hay casi diez mil soldados rasos que utilizan sus gargantas para ir mermando al oponente hasta que toca el suelo con los tres pitidos finales. Quizás sea ese espíritu cidiano que se nos mete en las venas desde pequeños, que no deja rendirse por más dificultades que se planteen y que nos hace levantarnos cuando caemos.

El espadazo recibido en Tenerife fue, para que negarlo, bastante duro. A priori, se antoja complicado perder un partido en el que tantos astros se alinean a tu favor, lo cual no nos suele  ocurrir muchas veces. Pero toda esa tensión y derrotismo que se cierne cada vez que jugamos a domicilio, ý que parece cosa de un conjuro, desaparece en cuanto pisamos el verde de El Plantío, aquí somos inexpugnables.

El equipo de nuevo salió valiente y con ganas de olvidar lo ocurrido en el archipiélago, planteando un partido que quizás le convenía más al mini submarino, pero mejor arropado atrás con la estabilidad defensiva que da un doble pivote como el formado por Atienza y Elguezabal.  

En la primera parte se acumularon muchos acercamientos, jugando de memoria con ambas bandas y con mucha participación de los laterales en línea de tres cuartos. Aquí tengo que poner el foco especialmente en la labor de Raúl Navarro, el que siempre destaca por no destacar, valga la redundancia. El sevillano, que siempre parece estar “de parche”, siempre lo hace bien, y ya está pasando de ser un seis en todos los partidos, a acercarse al notable alto. Por el otro flanco Matos, uno de los que se está echando el equipo a la espalda pese a todo lo que le ha rodeado; socio de total confianza de Curro y que además encendió el estadio con el formidable golpeo que abriría el marcador.   

Bolo nos está acostumbrando a ver algo nuevo a balón parado cada semana, trabajo de pizarra, más propio del fútbol sala, pero que ya nos ha dado varias alegrías en este inicio de campaña. Un tercio del total de goles anotados en segunda división llegan en este tipo de acciones y el vizcaíno lo sabe. 

También sumó el segundo tanto en su casillero Bermejo, que aunque estuvo muy participativo, no logra completar un partido redondo y al que todos los aficionados esperamos verle con una continuidad que aún solo hemos visto con pinceladas. Dani Ojeda fue su homólogo por banda contraria y su situación en muy parecida; uno de los jugadores con más cartel de la categoría pero que aún no logra despegar. Se le notan ganas y energía a raudales, pero la precisión no le está acompañando.

Redondeó la tarde de golazos la vuelta de Grego con su latigazo a la escuadra. Importante que caiga de pie y recupere pronto su nivel de los últimos partidos anteriores a la lesión, y es que si algo ha vuelto a dejar dudas es el perfil izquierdo de nuestros centrales. Saveljich muestra poca contundencia en algunos momentos y a punto ha estado de volverse a repetir la misma jugada en la que se le señaló en el partido del Heliodoro.

La clásica visita a El Sardinero de este próximo fin de semana requerirá mucha más concentración defensiva de la vista en los minutos finales. Uno de los mejores locales de la competición, que aún no sabe lo que es perder en casa, pero estadio que ya conseguimos asaltar hace más o menos un año con aquel golazo de Curro, del que aún conservamos el regusto.

Muchas ganas de conseguir los primeros tres como visitantes allí. Entradas agotadas en uno de los desplazamientos más bonitos del año, que disfrutaremos como siempre y en el que  nuestras miradas ya están puestas.

¡El asedio de El Sardinero ha comenzado!

- Más noticias del Burgos C.F. -

Nicolás Correa patrocinará los equipos femeninos del Burgos CF

Es una empresa con muchos años de andadura en Burgos dedicada a la fabricación y diseño de piezas para la industria. El Burgos Club...
P